25 may. 2010

Un Compañero en El Soplao.


Este fin de semana se realizo la 3ª Edicion de Los 10.000 del Soplao en Cabezón de la Sal, una prueba BTT de 160km con muchas subidas, es decir una prueba para locos y enamorados de la bici.
Por lo que e leído en esta edición han sido 3000 participantes, un sol de justicia que haría rondar el termómetro cerca de los 30º.Pues nuestro Compañero Rafa alias Toro Bravo, a echo mención a su apodo consiguiendo realizar la ruta el completo en menos de 10h, superando la dureza de la prueba y los malestares corporales.
Desde aquí FELICIDADES.

Unas palabras suyas;

Orgulloso de lo conseguido en El Soplao,
162kms, 9h39min, 4175m de desnivel acumulado, 7500cal consumidas, media de 81% de
pulsaciones. Paisajes, emociones, sensaciones, compañ
erismo, me llevo
de todo. Dureza extrema, si encima le añad
es ganas de vomitar en entre
el km 20-30 aprox que hizo que pensase en abandonar. Pero pensar en
algunas personas me hizo avanzar hasta la meta.
El Soplao, 22 de Mayo de 2010. Relato para un recuerdo.

Viernes 21 de Mayo.

Comienza la mañana a las 5h20min son la música de Viva la Vida del grupo Coldplay, para amenizar los momentos de despejar la cabeza para levantarse de un salto lavarse la cara y tomar un cafelito, unas rebanadas de pan. Tras esto, me visto y salgo pitando para el lugar de encuentro, el monumento fálico de Sevilla por excelencia “Puente del Alamillo, más concretamente en la glorieta que da paso a eso tan grande, largo e inclinado. Llego un poco antes y toca esperar, a esas horas ya hay gente moviéndose, jejejejeje, será que yo me levanto a las 8:40 para ir a currar. A las 6.10 pasadas llega la troupe, se bajan y será por mi muermo o amamonamiento ni saludo hasta que da el paso Pedales, tan mal educado no soy.

Acto seguido, vámonos que nos vamos, que llegamos tarde, y quedan muchas horas de viaje hasta Cabezón de la Sal y hay que parar algunas veces a cambiar el agua al canario, ya sea en bares, glorietas o sembrados, aparte de desayunar. Lorenzo se monta en mi coche, y pienso “será para estudiar la táctica a seguir” pues tengo 8h30min para aprenderme la lección. Es broma Lorenzo, no pensé eso en ningún momento, con lo que tuvimos una charla amena, como para no haberla tenido, tantas horas, pero un buen indicio fue que apenas escuchamos la radio. Primera parada, el irresponsable de Choco llevaba la flogoneta de los malacatones más seca que una mojama y tenemos que parar. A ver alma de cántaro, eso como el pipi y el popo se sale hecho de casa. Una vez rellenado el furgón, jeje, pues procedemos a reanudar la marcha hasta Cáceres, tierra de conquistadores, preludio de lo que haríamos nosotros en Cantabria, conquistar con nuestras burras, cual ignorante Sancho Panza, los verdes bosques de Saja.

Parada en las afueras de Cáceres, tras vuelta al ruedo en una inmensa rotonda para que los niños hagan sus necesidades, para desayunar unas tostadas (para hidrofilizar)que se piden como en el mcdonald, por número, con su respectivo cafelito, y para empujar todo para adentro unos espectaculares pestiños Light realizados por la Santa Madre de Pecoby, alabado sea el Señor (mientras hago una llamadita a mi pacense que estaba adoctrinando niños, vamos dando clases). Posteriores visitas a los inodoros respectivos indican que nos tenemos que montar en los carracos para iniciar la marcha de nuevo, quedan unas 6:30 de camino aún.

Seguimos el camino, km tras km, con alguna llamada entre vehículos para determinar localizaciones, no para grabar imágenes de la película de nuestra vida, sino para vaciar al Sr. Vejiga. Así poco a poco hasta llegar a Torrelavega, avanzando un poco más donde ya paramos a comer, oeoeoeoeoeoeoeoeoe. Nos introducimos en el garito, mu acogedor, y mientras estamos sentados aparece un grupito de Sevillanos que se habían ido, ojo al dato para hacer un reconocimiento, jajajaja, se caga la perra. Eso sólo lo hacen los pro, lo que no recuerdo es de donde eran. Bueno, corramos un tupido velo, y vamos a lo importante, primer plato para todo el mundo, las nenazas piden ensaladita de pasta, coño, seamos serios, vamos a Cantabria pues COCIDO MONTAÑES pa que corra por las venas, con su chorizito y su morcilla, acompañado de pan calentito, y después de segundo chuleta de novilla. Poca le di a los dos platos, eso sí de beber Aquarius de naranja, por favor, que hay que mantener la línea. Para finalizar plataco de arroz con leche que estaba de bueno como todos ustedes.

Bueno no me enrollo más que como siga a así los 165kms del Soplao se van a hacer eternos. Nos vamos para Cabezón a recoger los dorsales y dar un paseo, para posteriormente irnos cada uno a su camita. PEEEEEEEEEEEDRO, que cuerdas vocales más buenas tienes por las noches mamón. Buenas noches y hasta el día 22 de Mayo.Sábado 22 de Mayo.

Suena de nuevo Colplay a las 6:45 (que días de levantarse temprano), pero hoy me suena a réquiem, que mal he dormido, la madre que parió a paneque, pero que remedio a vestirse y a desayunar, la bici está lista y ruge como los Monster Truck en la habitación. En pleno desayuno llega el autentico crack de la jornada para que le deje unas cosas en mi habitación, ains pillín, que listo eres. Bajo con él y nos vamos para la línea de salida a esperar que sean las 8, estamos allí sobre las 7.20 am dios, que temprano, pero que buena temperatura para la hora que es y el sitio donde estamos los 6 jinetes de la Apocalipsis, donde se nos une posteriormente Biketravel, lo que presagia que vamos a pasar calor calor calor, y más de uno se va a retorcer como colas de lagartija con ese calor. Suena AC/DC y traca de cohetes, VAAAAAAAAAAAAAAAAAAMOSSSSS
SSSSSSSSS panda de machotes, hoy llegaremos todos maricas después de 165kms con una tija y un sillín bajo el culo.

Empieza el recorrido para varias por las calles del pueblo para incorporarnos a una carretera para avanzar unos kms, donde nos adelantan los Kaninas Bikes, hasta que en un desvio a derechas nos encontramos con un rampón y ya empezamos a subir Lorenzoman y Toro (Lorenzo, esto no estaba previsto pienso, te lo habías callado) pero seguimos pedaleando a un ritmo alegre y olé, y dura y dura, mucho polvo que no deja ver a veces, mucha gente por medio, lo que hace que altere más el corazón (empecé la ruta con una media de pulsaciones más alta que subiendo por segunda vez el Moral), estamos en la subida a Monte Corona y calienta motores de lo que vendrá después, pero empieza a notarse al estar con las piernas frías aún. Una vez finalizada la rampa comenzamos a bajar, sin dejar de ver Comillas al fondo con el espléndido mar, pero tanto polvo y el hecho de llevar ruedas recién puestas y que los dos días anteriores me ha dado problemas al sellar me hace bajar inseguro, más de lo normal y Lorenzo se me va, preludio de lo que pasará más adelante, aunque lo tengo en la línea de tiro. Termina la bajada y atravesamos una zona preciosa a nivel de mar con unos prados mágnificos e iniciamos otro ascenso, coño con las cuestas de los primeros kms, esa parte del guión no me la estudié y me está haciendo que vaya abocado al suspenso (bueno entre algo de memoria y cojones aprobaremos el examen).

Pasamos de largo del primer avituallamiento, casi ni me doy cuenta pero yo, como soy buen estudiante, o al menos, le pongo esfuerzo, pues esa parte de la lección de Lorenzo´s Manual si la llevaba grabada “no pares en el primer avituallamiento”, bueno no paramos ninguno, aún ibamos de la manita los dos, nos falto rocetearnos un poco, porque es lo que tocaba con el paisaje bucólico que teníamos alrededor. Ahora toca un sube baja por carretera y ya empieza la gueeeeeeeeeerra, a las barricadas Lorenzo, jejej, nada má meterme en esa subida en trialera pie a tierra, su p… m….., entre la inclinación, los pedrosos y ver a tanta gente me hace que directamente coja las de Villadiego y me voy para unos espectadores, pie a tierra y a subir la rampa a pata, la única vez que lo hice aparte de vadear un río con pedrolos como cabezas de mongolos (a ver es una frase hecha, que nadie se asuste y sea susceptible).Subimos a pata Lorenzo y yo, y cuando ya se pone llanito pues nos montamos y a pedalear, pero ahí ya me empiezo a notar mal, y veo que cada pedalada de Lorenzo es un avance considerable, y que yo me voy quedando atrás, entre la fatiga que me entra y la impotencia de ver como se me va, me hundo un poco bastante, llego a pensar en rendirme en el km 20-30 creo, es que era pensar en comida y entrarme fatiga, era tocarme la cinta del casco en la nuez y se me venia la fatiga otra vez (opa que malito toy, opa, como el chiste del Gandía), pero que le vamos a hacer, ya estaba concienciado de que habría altibajos en la ruta, y más bajos que altos, porque este año no estoy disfrutando en la bici, pero El Soplao y la QH las acabo por mis santos 00.

Ya Lorenzo con su ritmo potente, pausado y descomunal se me ha ido, lo veo en la lejanía, pero lo veo como algo imposible de conseguir, salvo petada la cual no le deseo. Por lo que me dedico a subir como puedo entre fatiguitas, pero poco a poco se me va aliviando y ya me voy poniendo más contento, pero voy progresando piano piano, cuando llego arriba de la subida de El Soplao, está el avituallamiento y está LORENZO esperándome, que alegría macho me das. Comemos algo bastante y bebo como un alma en pena en un garito de mala muerte y nos lanzamos para abajo, bajada vertiginosa, pero con el freno de mano echado, o iba yo despacio o es que la gente por el norte baja muy rápido, pero he de reconocer, que tras mis dos grandes ostias, las bajadas me dan más respeto que antes, pero a lo hecho pecho, llegamos juntos a la carretera y avanzamos, pero sigo viendo que Lorenzo o al menos sus patas quieren tirar más fuerte, y no quiero ser un lastre para la carreraza que le presagiaba. Y en un cartel que indica Carmona, ya se me va con una grupeta de los que se creen unos pro (ignorantes de la vida, si Lorenzo de callado os va a dar pa el pelo en cuanto le salga de los cojones, como así me contó luego, uno hasta lo miró mal por un pequeño vaivén que dio al beber). A partir de ese momento no sabré nada de él hasta la meta, me dijo “te esperaré en meta para hacerte una foto”, jejejeje, esto no te lo perdono, me pusistes los cuernos por irte de pendoneo con los Kanina, y yo en meta buscándote como si de mi novia se tratase. En fín te la guardaré. Bueno, sí, ahora que recuerdo, lo pillé en el arroyo, que pasa no sabes nadar?, pero nuevamente me quedé ante semejante maquina bien engrasada.Prosigamos con la marcha, rumbo a Monte AA, ya estaba avisado de que tenía una rampita del 20% o más, Lorenzo, una rampita? o era casi todo a 20% y alguna a menos?, porque manda cojones las cuestas, pero bueno, esos zigzag, ese hormigón desgastando las cubiertas, esa gente animando, cómo animaban señores, esas posiciones antinaturales me hacían olvidar el mal rato pasado ratos antes, ya ese malestar se pasó, ahora tocaba pedalear pero reservarse un poco que lo duro estaba por llegar. Seguimos por los rampones del 20% y viendo a esa serpiente multicolor por arriba y por abajo dibujando el camino por hacer y el ya hecho. Cada final de subida es un alivio, y una alegría por los paisajes que se divisan, naturaleza salvaje esperando a devorarte en alguna de las cuestas que tiene preparadas a forma de trampa. El descenso por un hayedo verde a reventar, frondoso te hace correr y correr cuesta abajo, aunque los frenos se resienten en cada aproximación a curva. Empieza el llaneo, y se llega a Ruente, donde el pueblo se vuelca con todos nosotros, te aplauden, vitorean, como si en ese momento fueses su heroe particular y te hace que involuntariamente aceleres metas todo lo que llevas en la bici y atraviesas el puente de los nueve ojos, como si se derrumbase a tú paso, dando un salto en el escalón en el que finaliza, esperando ser absorvido por el objetivo del guerrero de imágenes (reportero gráfico, que se me va la olla como a D. Quijote). Sendero estrecho, precioso, introduciendote en el Parque Natural de Saja-Besaya, volveré me repito constantemente llegando al avituallamiento en un paraj precioso, una area recreativa espectacular, en el que paro, bebo, como pero no descanso, todo unido a la amabilidad de la gente del avituallamiento, que te lo mete todo por la boca, llego a ir sin manos y no las hubiese necesitado. Ahora tocan 12kms de subida hasta El Moral, que moral vamos a tener pero la experiencia es un grado, y a pesar de lo que queda, pues se conciencia uno, y mira solo el camino, sin mirar arriba, porque eso desmoraliza, pedaleas y avanzas, pedaleas y avanza, entre árboles cerrados, por una especie de carretera cochambrosa , hasta que se termina quedando en simple camino, a medida que se abren los árboles para enseñarte la majestuosidad de los parajes de la zona, y viendo a mis amigas las vacas en los pastizales verdes haciendo el gesto de aprobación animándome a subir más y más, alguna me ofrece su tetilla para beber leche, pero le digo que no, que lo dejamos para esta noche, si tengo fuerzas claro. Proseguimos subiendo animadamente, pero reservando, sin usar desarrollos grandes para evitar calambres, los cuales cuando aparecen o dan alguna señal, pues subo piñones para tener mas cadencia e ir más suelto en la pedalada y desaparecen. A escasos kms una gran fuente con abrevadero incluido, Dios, estoy en la gloria, agua a presión, fría y santificada por los mismos apóstoles, me pongo a beber a la antigua usanza con las manos, aunque llegado el momento y viendo la cola que hago, pues bebo a buches. Me acicalo, cojo mi bicicleta dócilmente y sigo avanzando hasta la tercera tachuela del día, jajajaja, que me parto, llego al avituallamiento a beber se ha dicho y a bajar hasta las estribaciones de Fuentes, majestuoso, grandioso, colosal deseando devorarte con sus fauces como un Dios Griego. Llegamos tras el descenso a un pueblo encantador, Bárcena Mayor, digno de quedarse a mirar y dejar la bici esperando a ralentí. Pero Fuente me espera y no puedo llegar tarde a la cita con él.

Parada en el avituallamiento que hay en otra zona recreativa, donde nuevamente soy agasajado por los voluntarios, pero no puedo retrasarme más, sólo pregunto que si empezaba la subida ahí, y cuando me dicen que sí, pues me doy un homenaje y me como un pastel de chocolate, tenia 50% de probabilidades de animarme más o de cagarme por las patas abajo con el chocolatito de los cojones. Pero después del mal trago pasado entre el km 20 y 30, lo pasado pasado está y en esos momentos las rampas son livianas y me animo y acelero el ritmo, pero cuando Fuentes dice aquí estoy, las rampas se inclinan y pongo la marcha “ACABAMOS POR COJONES”, con lo que voy subiendo a un ritmo alegre, pero acompasado, sin que me implique grandes esfuerzos, y así kms, kms y kms, este puerto también te embarga por la frondosidad del bosque, pero que te deslumbra al abrirse y de nuevo ver el paisaje, y ver lo que queda, asusta, pero no mucho, con lo que sigues avanzando. En un momento dado, después de tanto kms, no sabes si pararte o seguir, coño, que llevo muchos kms a 8kms/h, oiga Señor Fuentes acaba esto alguna vez? Y en ese momento veo a un Kanina en la cuneta, es el mecánico, que está sentado tomando el fresco, y le digo “necesitas algo sevillano?”, y me contesta “unas piernas”, cómo de eso andaba cortito y me generosidad tiene un límite, pues sigo avanzando, y en un momento dado me adelanta, y me quedo un poco con cara de circunstancia, a ver, si necesitaba piernas y me adelanta, que coño necesito yo?, pero el cielo está cerca y en un momento hacemos cumbre, sí sí, me siento Oiarzabal, Edurne pasaban no que es tía. Avituallamiento al canto, agua, agua y maxim energético pa el cuerpo, ya llevo dos geles en el cuerpo, uno en El Moral y otro en Fuentes, y reservo otro para el Moral 2 (fildeput), más los plátanos y barritas que me he comido, tengo el estómago como un tupper sex, rebujado con litros de aquarius. Bajaaaaaaaaaaaaaamos, dios que alegría, sólo me falta un pico para terminar, porque luego serán casi 40kms de descenso, Dios, Dios, me emociono, si vale Elena, solté alguna lagrimilla (por tí, por mí familia y por mis compañeros que me habéis apoyado, pero por mi primero). Bajada rápida y salimos a la carretera y se empina de nuevo ya por asfalto, se pedalea fácil, alcanzo al Kanina y me voy. Llego a la cima de la Palombera, hago cumbre y me tiro para abajo, ya voy con ganas de acabar y ni paro en el avituallamiento, ya me espero al que hay a pies de El Moral 2, pero hay una trampa, y es Venta Vieja que tiene unas rampitas de órdago, puede ser también por el cansancio, pero el descenso agota casi más que la subida, por la velocidad, aguantar el manillar fuertemente, las frenadas bruscas, luego se llega a Tojos, pillamos carretera y que rampas cuesta abajo, que curvas de 180º, que frenadas, parecemos todos los Rossi y Lorenzo de turno.

Salimos a la pista que da paso a los pies de la última cima, subiendo por la vertiente de la Juzmeana, ahora viendo papeles me he enterado que es un río, y con salto de agua oiga. Paro en un avituallamiento que me es familiar a beber y me voy, que calor, pero calor, calor, me empieza a doler la cabeza, la tengo que tener hinchada como un globo, por lo que unos kms más arriba que hay una fuente me paro y meto la cabeza en el caño, y luego me meto con todo el body en el abrevadero, para que se me encoja todo de lo fría que estaba el agua. Venga chico móntate que queda la gloria a escasos kms de subida. La hago sin forzar la máquina, hay sensación de ataque de calambres que controlo al poner un ritmo de mucha cadencia, sin mucho desarrollo, se hace eterna la subida, no es para menos, cuando ves el gps con esa curva de 180º, asusta al más pintado y ya si escuchas al de la furgo y el megáfono con la puta vaca detrás diciendo que quedan 500m, no sé como contó el joputa, porque a mí me salió mas de 1,5kms, pero bueno, se entiende que el hombre quería ayudar, pues a mí un poco y me hunde, porque decía muy lento voy yo para tardar tanto en 500 míseros metros. Pero todo tiene recompensa y el tesón y los cojones como me dice Lorenzo hacen que suba, que me vuelva a emocionar y que me diga, ya estás comiéndote el chuletón prometido, que al final no calló, hay que joderse, me hago un viaje largo, me hago una ruta larga y con más dientes que una sierra y pa cenar me como un triste bocata de lomo, venga ya hombre no me jodas, pues sí me jodieron. Llegamos a la cima, bien, oeoeoeoe, oeoeoeoe, oeoeoeoeoe, chaval no te emociones que faltan 40kms cuesta abajo, que casi que son más duro que cuesta arriba, maaaaaaaaaadre como se me quedaron las manos cuando llegué debajo de aguantar mi peso en las frenadas, uffff, difícil de explicar, pero bueno, bajamos que es lo importante, curva a izquierdas, a derechas a izquierdas a derechas, pa todos lados, total para llegar a la area recreativa que pase hace que se yo la de horas, pero pasamos sin parar, allí la gente tomando el sol y bañándose en el río y tu con cara de pasmarote deseando de llegar, con los mocos caídos de la pleñidera de unos kms antes, monte arriba, pero da igual con el fresquito de ir rápido se secarán y Lorenzo y los Kaninas ni se darán cuenta.

Chico, los últimos kms, ya más en llano, por carretera pasamos por un pueblo, la gente aplaudiendo gritando y piensas “señora no se desgañite que no soy su lindo nieto, ese viene detrás, pero unas horas atrás” y aprietas deseando ver Cabezón de la Sal, nunca he deseado ver ese maravilloso pueblo como entonces. Cruce de carreteras y la señal que indica el paraíso “Cabezón de la Sal 4”, maaaaaaaaadre, que falta na, y me lo estropean dos de rojo que me adelantan, pues una pooooooooll. pa ellos me van a adelantar, me sacan unos metros, y me adelanta otro, pues más poll.s para el horno, aprieto y me acerco y ahora indica la carretera que faltan 5km, a ver en que quedamos Sr. Director General de Carreteras 4 ó 5kms. Me acerco a esta gente que han usurpado mi momento de gloria y se lo quieren llevar, me acerco, hasta que me pongo a rueda y me digo “si los he cogido es que puedo tirar más, pues arreón a la cadena para dejarlos”, pero al momento veo su sombra, con lo que bajo el ritmo de pedaleo para que si quieren tirar que tiren y yo les chuparé la rueda cual magnum doble, el que anuncia mi añorada Paz Vega (Elena no te enfades, es que es de mi barrio). Chupo y chupo, hasta que veo a lo lejos Cabezón y empiezo a prepararme, no voy a ganar ni quedar entre los 10 primeros pero ese momento de entrar solo en meta después de dejar a unos tíos con cara tonto, no te lo quita nadie. Nos acercamos, y veo cartel de meta señalando un desvió, en ese momento sabiendo que la meta no dista mucho aprieto la cadena y digo o te partes o llego primero, y dicho y hecho, arreo un viaje a los pedales y les saco una distancia considerable que se vió mermada por una hijadep… que se metió por la calle a meta y un poco más y lo para en medio de la calle, pero bueno, al final llegué a meta con los deberes hechos en un tiempo de 9h39min. Ni me lo creo, lo primero que hago es llamar a Lorenzo, pero no me coge, con lo que con la emoción llamo a Elena, después a mis papis para contarles lo duro que ha sido y con esto y un bizcocho hasta mañana a las ocho.

Aprovecho para dar las gracias a todos los que me han dado ánimos, felicitaciones, a todos ustedes, a mis Padres, a esa niña de Badajoz y a Lorenzo, Almudena, Pedro, Choco, Pedales y Biketravel. Ya no escribo más que me vais a mandar a chuparla.


No hay más dolor que el que uno quiere sentir.
Publicar un comentario