27 sept. 2010

Triatlon "TITAN 2010"

Con un sonido extraño nos reciben por la mañana , si el año pasado fue "Highway to Hell", este no podía ser otro menos acorde, a todo volumen "Welcome to the Jungle" para una jornada llena de sentimientos y expectación, que seria el dia del Titan, ya afianzado como una gran prueba en el calendario nacional.
Ya no valen los lamentos ni remolear, es inaceptable. Los Titanes miramos al cielo nublado pensando si Zeus no daría orden a Eolo para descargar sobre nosotros la lluvia y el viento fuerte, nos preparamos para el combate, vestidos con nuestros uniformes negros engomados.
Suena el disparo, comenzamos en el agua dando brazadas con la cabeza alta y fuerza en cada batida de mano, con cautela se busca el hueco y momento para afrontar la mejor estrategia sin ser dañado ni dañar a los rivales, con buena cadencia y siendo constante nos deslizamos sobre el agua, burbujas acompañan la travesía, y el lienzo comienza a tomar forma.
Últimos golpes de mano y salimos del agua, para domar nuestra montura ante un desafiante perfil, el imponente Puerto de las Palomas intenta intimidar, pero no sabe que estamos echo de una pasta diferente. Ya culminado ponemos rumbo con bajadas curvas y rápidas, donde cruzamos varias pueblos que gritan con fuerza dándonos ánimos, una de orden se escucha "titanes a formación" nos vamos relevando por la Manga de Villaluenga, ritmo cardíaco solo pensamos en correr y mas velocidad, un kilómetro y otro y otro....
Caen los geles, brebajes reparadores, alimentos concentrados..., el sol comienza asomarse antes de comenzar el largo Puerto del Boyar, ya con las fuerzas justas de largo recorrido llevado kilómetros atrás, con ritmo pausado pero mas constante vamos ganado la batalla al segundo segmento del día. Coronado el punto mas alto se asoma ante nosotros de nuevo el Lago de Zahara, extendemos las alas y volamos carretera abajo escuchando la llamada de las zapatillas, deseosas de comenzar el tercer segmento. Como vas?, escucho de fondo, voces amigas reconozco, bien respondo.
Suelto la montura, corre, corre, corre... escucho la voz interna de mis pies, respondo ante su voluntad, a ritmo firme van pasando los metros y desniveles del perfil, ya no diferencio subida ó bajada.
Los rayos del Sol intentan deslumbrarme pero no lo consigue.
De momento el viento cambia de rumbo, noto que me empuja hacia la gloria personal, sin darme cuenta y tras 6h 45min 12seg, consigo por segunda vez ser "Titan".
La alegría interna que siento es grande, mi felicitaciones todos los Titanes por demostrar su fuerza y valentia ante esta hazaña que se nos a sido encomendada, veo llantos pero nunca de lamento.
Dicen que los Titanes están echos de otra manera, ahora tenemos ganado un buen descanso pero solo momentáneo hasta la siguiente batalla.
Publicar un comentario