16 sept. 2010

DESAFIO DEL BUDA 2010 "MARATON MTB"

El Desafio del Buda 2010, maraton mtb, tuvo representacion Partepiedras. Nuestro querido compañero Ricardo (Ricarktm), sufrio durante casi 9 horas el exigente perfil de la prueba.
Aqui os dejo su relato. FELICIDADES RICAR...

Bueno, 54 horas después de cruzar la meta y con las piernas más cargadas incluso que ayer me dispongo a narrar la que hasta la fecha ha sido la prueba más dura en la que he participado.A priori los datos de distancia y desnivel acumulado no eran mucho más “temibles” que los de cualquier otra maratón, pero el desconocimiento del terreno sumado a un verano inactivo deportivamente hablando harían de ésta prueba para mi la más exigente tanto física como psicológicamente hablando….Durante Julio y Agosto no he salido más de dos veces y bastante light, por lo que sabía que a pesar de haber retomado la bici y el gym hace unas 4 semanas iba a sufrir de lo lindo…y así fue. La salida desde el cajón B era una ventaja por que ya te quitabas un buen puñado de corredores de los primeros tapones, pero aún así hubo montoneras insalvables. Los kms iniciales me sentía bien por lo que intenté ganar tiempo y algunas posiciones hasta que en el km 9 ó 10 aproximadamente pincho delante y parece que el liquido no va a sellar, me paro para meter una cámara y justo en ese momento siento dos fuertes picotazos, uno en el hombro y otro en la cadera, joder!! Me he parado encima justo de un puto panal de avispas!! Mal augurio….Por suerte al final parece que sella y no tengo que meter cámara. He perdido todas las posiciones y tiempo que había ganado en esos kms a tope asi que me engorilo y salgo a toda leche. En la primera subida del dia me encuentro bien y aprovecho pero poco a poco me fui desinflando hasta tener que bajarme…Llego al primer avituallamiento donde por suerte me recupero un poco y encima me encuentro con mi compi de viaje Eduardo al que había dejado en los primeros kms sabiendo que ya me cogería después. Ya en la segunda y larga subida me doy cuenta de que no voy nada comodo y me siento super pesado, liquido no me faltaba pero las piernas y la patata no respondían. A los pocos kms en otra subida me veo mejor y algo recuperado, justo cuando llegamos al desvío de la corta o la larga, viendo que mi “gregario” iba sobrado y que yo estaba más recuperado no me planteo la corta, asi que nada…..pobre infeliz….Después de bordear el pantano (30kms aprox.) llegamos de nuevo a subidas durísimas. pasaban los kms muuuyyy lentos y las horas super rapidas, así que a partir de las 14h ya con el sol dando fuerte empieza lo peor de la ruta, en el avituallamiento del km68 (16:20H) nos dicen que ya mismo cortan el control de paso y que mejor que nos volvamos por carretera, de eso nanai!!, aunque entremos ya fuera de control los avituallamientos siguen funcionando asi que a morir ya del todo, algunos kms antes ya había decidido dejar de pensar en la competición y pensar en el verdadero desafío que era acabar una prueba así. A mi compi le empiezan a dar unos horribles tirones en los femorales que le hacen casi tirarse de la bici en marcha. Paramos muchas veces y mucho tiempo, prisas ya cero. Yo me paro en alguna fuente del camino con mareos y naúseas a meter la cabeza en remojo, ya va quedando menos. Sólo la cuesta de la finca “Macarena” nos queda para dejar de subir metros y empezar a bajarlos ya hasta la playa, 5 o 6 kms más por el lecho seco de un rio con sus piedras y por fin avistamos la playa….BIEN!!Son las 18:20 de la tarde y estamos entrando en meta, la gente que camina por el paseo marítimo nos mira con caras extrañas, entre asombro y/o admiración y eso sumado a la sonrisa picarona que nos entra a mi compi y a mi al entrar en meta dándonos la mano es el trofeo que nos llevamos.He corrido muchas maratones y muy variadas pero os puedo asegurar que hasta la fecha esta supera con creces los limites de dureza física y psíquica del ser humano, el pasado domingo descubrí hasta donde somos capaces de llegar por demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de “todo”, que me importa un bledo no aparecer en las clasificaciones, que me he parado en todos los avituallamientos tranquilamente, que agradezco infinitamente los aplausos y palabras de apoyo de gente a lo largo de toda la prueba. Todo es nada al lado de la satisfacción propia y la capacidad de sufrimiento. El domingo me repetí mil veces lo de “EL DOLOR ES PASAJERO, LA GLORIA ETERNA….”



Publicar un comentario