17 may. 2009

6 L. agua, 4 L. acuario, 1 L. coca cola, media tableta de chocolate, 1200 mg de ibuprofeno y dos donuts...... 18:04:52 RONDA A PIE



La crónica de Legendario

Antes que nada, agradecer todas las muestras de apoyo y todas las llamadas al movil para darme animo
Serian los nervios por la carrera que antes de las 6de la mañana, Marcelo y yo estabamos dando vueltas por la casa, despertando al resto de los compañeros. Partimos temprano para el campo de fútbol. Una vez allí, Lonng nos comenta que tiene problemas con una rodilla y que hace tiempo que no entrena...Lo animo desde aqui, y a todos los que por un motivo u otro no pudieron finalizar la carrera, y recordarles que el que verdaderamente no la termina es el que no vá. ¡Animo, CAMPEÓN!
Bueno, pues resumiendo, nuestra carrera nos la planteamos en andar todas las cuestas y mucho trote cochinero (osea, molinillo en MTB). Nos la propusimos en tres fases:
1ª Fase: Llegar a Setenil, km. 55. Escuchabamos mucho aqui a los mas veteranos que la carrera era muy larga y que debiamos de tomarnosla con mucha tranquilidad. Nosotros, aunque novatos, teniamos la ventaja de conocer el terreno y sabiamos que los primeros 30 km eran muy llanos. Además, el día estaba caluroso, por lo que decidimos correr todo lo que podiamos. Entre Arriate y El Cortijo del Polear, la perimera gran cuesta. Nos adelantó Protección Civil recogiendo a muchos marchadores. El calor era sofocante, se retirarón muchos. Ya en el Cortijo, nos refrescamos...bueno, esto es un decir, porque con el calor, el depósito metálico del agua estaba ardiendo... Llamamos a Torito, que nos dijo que hasta el momento, iva bastante bien la cosa para el Club. Nos dió ánimos...Estabamos en el km. 40 y nos quedaban 15 para nuestro primer objetivo. No paramos mucho, así que al trote cochinero hasta Setenil. Una vez aquí, un par de sandwich y cocacola... recogí la mochila de hidratación en la que llevaba un cortaviento y el frontal y Marcelo, que había dejado para recoger otro par de zapatillas, no lo recogió y tan solo se cambio de calcetines...
Dejamos Setenil con la inteción de aprovechar lo que quedaba de día. Tras andar un poco para asentar la merienda, volvimos al trote, nos quedaba 22 km para nuestro siguiente objetivo (El Cuartel de la Legión). Nos gustó la sensación de correr de noche con el frontal puesto...era increíble tantas luces por medio de la sierra. Bajando la cuesta entre los trigales, nos acordamos de la diferencia con la del año pasado en la que había que tirarse de la bici para bajarse de ella por el barrizal que habia.
Por fin llegamos al cuartel y comimos un poco. No recogimos el macuto, ya que ninguno de los dos cambiamos de zapatillas, y no dispusimos a ir a por nuestro siguiente objetivo: La Meta.
Era la 1 de la madrugada. Al salir del cuartel, según otro marchador, nos quedaban 24 km... unas 6 horas. Le comenté a Marcelo de intentar bajar de las 18 horas, aunque sean 17:55, le decia yo...El me contestaba que estaba loco. Ya refrescaba y nos sentó bien correr un poco, incluso parte del la subida a la Ermita (la parte llana logicamente). Llegamos a Montejaque, sellamos el pasaporte y no nos ariesgamos con el café, salimos corriendo por el asfalto, cuesta abajo. Una vez en la cueva del gato (para mí, la parte más bonita de la prueba) estabamos un poco nerviosos por no poder adelantar, obsesionados por bajar de 18 horas, cosa bastante complicada. Una vez terminado el sendero, se ensancha en una gran cuesta, la subimos rapidamente. La gente nos miraba como diciendo estos están mas colgados que los legionarios. En la carretera, de nuevo seguimos con el trote hasta llegar al punto donde nos encontramos a muchos marchadores que iniciaban la subida a la Ermita. Bueno, eran las 4:40, andamos y corrimos hasta enfilar la cuesta del cachondeo...era complicado llegar antes de las 5, pero nada más entrar en Ronda, nos pusimos a correr hasta la Meta...
Publicar un comentario